¿Qué Hay de Nuevo?

Búsqueda de Proyectos

Premios a Proyectos

Entrevistas y Artículos

Recursos

Index de Especies Migratorias

Index de Turismo Sostenible

Sobre Este Sitio

Patrocinadores

Participe


Actualízate

Subscríbase a nuestros boletines.


Síganos en




Elija Vacaciones Sostenibles

Index de Especies Migratorias
Historias desde el Campo
Compartir

Visite el perfil de este negocio, disponible en el Eco-Index de Turismo Sostenible.

Visite el archivo de otras historias desde el campo.

Julio 2009

Federico Bosche, gerente del Hotel Casa Naranja, Nicaragua

Entrevista realizada por Pablo Hernández y Yessenia Soto, Rainforest Alliance (Alianza para Bosques)

"Queremos demostrar que para ser sostenible no necesariamente debe ser un hotel de montaña, sino un consciente y respetuoso del ambiente y de sus trabajadores"

Casa Naranja - Logo by Casa Naranja

En el corazón de Managua hay un pequeño hotel donde las prácticas sostenibles echan raíces en la creatividad y en el empeño de su equipo de trabajo. A poco más de cincuenta metros de una de las principales carreteras de Managua, que además concentra la mayoría de los negocios turísticos de hoy, está el Hotel Casa Naranja -- uno de los primeros hoteles capitalinos que incursiona en la aplicación de buenas prácticas de manejo, de la mano del Programa de Turismo Sostenible de Rainforest Alliance (Alianza para Bosques), una iniciativa de capacitación a empresarios turísticos realizada gracias al apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y del Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Casa Naranja es el hotel que un día fue hogar de Federico Bosche, su actual gerente, quien desde pequeño vio a su familia cuidar de la propiedad bajo principios amigables con la naturaleza. Por eso, dice el joven, cuando tomó las riendas del ahora negocio, no dudó en mantener, mejorar y consolidar esos principios. Con un poco de capacitación y otro de ingenio, desde hace año y medio ya viene cosechando los frutos de esa labor.

Pregunta: ¿Por qué decide implementar buenas prácticas de manejo en Casa Naranja?

Bosche: Antes de ser hotel esta fue mi casa por más de quince años y desde entonces mis padres nos educaron, a mí y a mi hermano, a respetar y cuidar nuestros recursos, los jardines y al personal empleado. Durante mis estudios tuve la oportunidad de participar en varios seminarios de buenas prácticas de turismo, donde reconocí que muchas actividades de conservación ambiental eran las mismas que ya aplicábamos en mi casa. Entonces, al conocer sobre Rainforest Alliance cobró más sentido ser parte de un programa formal de sostenibilidad.

P: ¿En qué ha contribuido el trabajo con el programa de Rainforest Alliance?

Bosche: El programa involucra dos diagnósticos y, precisamente, ya estamos trabajando en el segundo. Esto ha sido todo un proceso de aprendizaje en el que hemos mejorado y aumentado las prácticas ambientales que de una u otra forma veníamos haciendo; aprendimos sobre la necesidad de llevar registros de las iniciativas ambientales que realizamos, las cuales -- ahora sabemos -- ahora sabemos son muy importantes en este proceso de diagnósticos.

P: En el día a día, ¿qué hace Hotel Casa Naranja para demostrar su trabajo sostenible?

Federico Bosche - Foto por Casa Naranja

Bosche: Es una serie de "pequeños" esfuerzos que van desde mensajitos para sensibilizar y educar tanto empleados como a los huéspedes para que nos ayuden a cuidar, economizar recursos y reciclar. Por ejemplo, tenemos una Jefa de Medioambiente y los trabajadores están muy comprometidos con la separación de desechos, incluso, el aceite de cocina usado se está dando a personas que lo reutilizan como combustible.

Quizá lo más importante es que Casa Naranja da el ejemplo: aquí nos mantenemos trabajando e inventando cosas para disminuir nuestro consumo de agua y energía. Por ejemplo, el Hotel cuenta con un cableado eléctrico totalmente nuevo que consume energía de forma más eficiente; bujías de ahorro de electricidad y tragaluces para evitar encender luces innecesarias. Entre las iniciativas interesantes está el que colocamos aislantes (unas láminas metálicas ubicadas en el techo), para refrescar el espacio y no tener que usar tanto el aire acondicionado.

También desarrollamos un sistema de microclima que ofrece a los huéspedes la opción de refrescarse de forma amigable con el ambiente, sin ventiladores ni aire acondicionado. Este consiste en una delgada tubería con hoyitos diminutos, que recorre todo el tejado del hotel. De estos agujeros sale una pequeña cantidad de agua a presión que permite disminuir hasta 5 grados de temperatura en las horas más calientes del día y, además de refrescar los pasillos y jardines, mantiene las áreas verdes como si estuvieran expuestas a un rocío de montaña.

P: Entonces es cierto, ¡pasan inventando mecanismos de ahorro! ¿De dónde sale tanta creatividad?

Pasillo - Foto por Casa Naranja

Bosche: Siempre estamos atentos a nuevas ideas y pensando cómo implementarlas. Los aislantes de calor surgieron después de unas vacaciones que pasé en la playa. Llegamos a la casa de un amigo y cuando la vi por fuera pensé que nos íbamos a cocinar dentro, porque estaba forrada en metal. La sorpresa fue que al entrar estaba mucho más fresco que afuera. Así que tomé la idea para el hotel.

Las capacitaciones ha sido un elemento crucial en todo esto. No solo son importantes para educar a los empleados sobre la importancia y el sentido de este trabajo, también para perfeccionar nuestras técnicas y servicios y tener más certeza sobre las iniciativas que efectuamos.

P: Según su experiencia, ¿podría decirles a otros hoteleros que sí es posible operar de manera sostenible sin hacer enormes inversiones?

Bosche: ¡Claro! Lo más costoso que nosotros hemos hecho fue renovar el cableado del hotel; pero al ver el ahorro en la factura eléctrica entendemos que fue una gran inversión. Lo que más se requiere para laborar de forma amigable con el ambiente es voluntad.

P: Ahora que menciona la palabra inversión, ¿pueden estas prácticas ambientales beneficiar la parte empresarial?

Entrada - Foto por Casa Naranja

Bosche: Para ser exactos, en el año y medio que tenemos de trabajar bajo el programa de Rainforest Alliance logramos disminuir en 15 por ciento nuestras facturas de agua y luz. Nuestra política ambiental también ha sido una herramienta de mercadeo, ¡algo que nunca habíamos aprovechado! Con nuestra participación el Eco Index de Turismo Sostenible hemos registrado que triplicó la visitación a nuestro sitio Web. Y no podemos olvidar la satisfacción del clientes, a quienes les agrandan nuestras prácticas ambientales y dicen sentir "la buena vibra" entre todo el personal.

P: El ángulo social es un pilar básico de la sostenibilidad, ¿qué esfuerzos están haciendo en esta materia, por ejemplo, con sus empleados?

Bosche: Pues como esto es un hotel pequeño, todos los empleados son tratados como familia. Brindamos los beneficios laborales completos; incentivamos al personal con bonos cuando hay una ocupación del 85 por ciento. También damos becas a sus hijos y hasta nos enorgullece decir que a algunos les hemos ayudado a construir su casita.

P: ¿Tienen proyección comunal?

Bosche: Sí. Por ejemplo, el hotel se abastece en un 100 por ciento de productos comprados a productores nicaragüenses; promovemos el turismo hacia áreas protegidas; hacemos donativos para sembrar árboles y compensar nuestra huella de carbono; donamos recursos a instituciones como la Cruz Roja y mi madre, doña Chylo Bosche, es pintora e imparte clases de arte a niños de distintas comunidades.

También tenemos proyectos con miras a expandir este trabajo hacia otras zonas. Uno es de ellos es una finca, en el sector del río San Juan, que estará dedicada a un jardín botánico y a la siembra de árboles nativos que ayuden a rescatar el hábitat para la guacamayas de esa zona. Otro plan en marcha es un vivero de tortugas en la playa.

P: Son un hotel pequeño pero, al parecer, muy ambicioso. ¿Cómo se proyecta el futuro empresarial y el trabajo ambiental de Casa Naranja?

Cuarto - Foto por Casa Naranja

Bosche: Deseamos terminar el proceso que estamos llevando con Rainforest Alliance, para poder ofrecernos como el primer hotel de la capital que desarrolla un turismo sostenible en Nicaragua y llegar a optar por la certificación, en un mediano plazo.

Casa Naranja también está planeando crecer para ofrecer 20 habitaciones, gimnasio, spa, salas de reuniones, entre otros. Y con esto esperamos que crezcan nuestros proyectos ambientales, como instalar paneles solares y mejorar la calidad de vida de nuestros empleados.

Queremos demostrar que para ser sostenible no necesariamente debe ser un hotel de montaña, sino un consciente y respetuoso del ambiente y de sus trabajadores.

© 2001 - Rainforest Alliance